La paradoja de la estrategia: la tensión entre “Moonshot” y “Agile”

Hoy muchos directivos dicen que se encuentran en  un entorno VUCA, recuperando una acrónimo militar de la guerra fría, para sintetizar un contexto que es: Volátil, Incierto –uncertainty-, Complejo y Ambiguo (VUCA). En este tipo de contexto, que cambia con gran rapidez y es difícilmente previsible, resulta difícil para las empresas planificar a largo plazo. Por este motivo algunos directivos han lanzado al desván de la historia la planificación estrategia. Defienden que en su sector o actividad empresarial lo que se requiere es una adaptación constante a los cambios tecnológicos y una respuesta rápida a las necesidades de los clientes. Por esta razón se están aplicando metodologías como “Agile” (que proviene del mundo de la programación informática) que consiste en realizar rápidas iteraciones (“Sprints”) para testar las nuevas iniciativas ajustandolas a los requerimientos de los clientes.

Sin lugar a dudas, que una empresa ofrezca una respuesta rápida a sus clientes y que sea flexible para adaptarse a los cambios, son capacidades estratégicas clave en el entorno actual y futuro. Pero renunciar a tener una visión estratégica y centrarse sólo en el corto plazo también tiene sus riesgos. La empresa pasa a actuar de un modo totalmente reactivo y sólo responde a las  peticiones de los clientes o a los cambios que se van produciendo.  De esta manera, la estrategia de la empresa se construye de manera errática e improvisada, sin tener un camino o una visión de dónde se quiere llegar. Por otro lado, en la vida de las empresas hay determinados proyectos  estratégicos que requieren tiempo y estabilidad para poder desarrollarse adecuadamente, y un enfoque excesivamente centrado en el corto plazo también puede ponerlos seriamente en riesgo. Fruto de esta reflexión ha resurgido con fuerza el pensamiento estratégico del “Moonshot” ( en recuerdo del discurso del Presidente J.F.Kennedy, en 1962, donde lanzó el reto de poner un hombre en la luna antes de terminar la década) que propone lanzar nuevos proyectos a largo plazo que buscan lograr transformaciones exponenciales en las organizaciones. 

En mi opinión, se tiende erróneamente a contraponer la planificación a largo plazo con la capacidad de actuar a corto plazo. Como si se tratase de dos conceptos opuestos y mutuamente excluyentes: se planifica o se decide a corto plazo. Me gustaría proponer otro punto de vista, verlos como dos conceptos complementarios, en vez de opuestos. Se puede tener una estrategia a largo plazo (su propio “Moonshot”) y tomar decisiones a corto plazo (de una manera “Agile”). Evidentemente se produce una tensión que hay que gestionar, pero la combinación del largo y el corto plazo es clave para la estrategia empresarial en un entorno VUCA. La estrategia no puede ser rígida y no estar atenta a los cambios, ni se puede tomar decisiones a corto plazo sin tener un rumbo. Las empresas que están teniendo más éxito en estas primeras décadas del siglo XXI tienen una potente visión estratégica y son excelentes en la ejecución. Aunque pueda resultar paradójico, son empresas que no piensan en términos opuestos, largo o corto plazo, sino complementarios, largo y corto plazo (“Moonshot” y “Agile”).

Dirigir es un oficio que requiere del directivo una síntesis natural entre pasado, presente y futuro. Las estrategias se crean y se descubren. La planificación estratégica es deliberada, se intenta construir un futuro. Pero ya sabemos que las previsiones no son predicciones. Hay que estar atento a lo emergente, a las discontinuidades y a los cambios. Seguramente la estrategia realizada será una síntesis entre la estrategia deliberada y la emergente. La gestión de la estrategia es un proceso (como si fuese un círculo) que recorre la organización para analizar su situación actual, decidir donde quiere ir (¿Cual es su “Moonshot”?) y cómo lo llevará a la práctica (de una manera “Agile” y a través de “Sprints”). La paradoja de la gestión de la estrategia es que, a la vez, se tiene que pensar en el futuro y en el presente, en la visión y en la acción, en el largo y en el corto plazo.

Did you enjoy this post? Why not leave a comment below and continue the conversation, or subscribe to my feed and get articles like this delivered automatically to your feed reader.

Comments

No comments yet.

Leave a comment

(required)

(required)