El Chino de Mankell

He terminado de leer el último libro de Henning Mankell“El Chino”, y lo primero que se tiene que decir es que el inspector Wallander no es el protagonista de este libro y, a pesar que en las primeras páginas aparecen diecinueve personas brutalmente asesinadas, no se trata de una novela negra de las que nos tiene acostumbrados este autor. 

978-84-8383-095-6_big1Podría dar esta impresión durante las cien primeras páginas, escritas con una precisión escenográfica admirable, pero hacia la mitad la novela da un giro y se adentra en un camino cercano al ensayo, que intuyo le generará las críticas de los literatos y el interés de otros ámbitos académicos, como es mi caso.

Particularmente me ha interesado el análisis de la situación actual de China, el debate que nos desvela entrelos diversos sectores de la cúpula dirigente sobrelos ritmos y el alcance de las reformas, y sobretodo me ha sorprendido la teoría sobre la estrategia de China para re-colonizar África. Podría parecer ciencia ficción pero Mankell, que divide su tiempo entre Suecia y Mozambique es un gran conocedor del continente africano, y las referencias a Zimbabue y a su presidente Robert Mugabe son muy precisas.

Les dejo con la frase que repite dos veces uno de los personajes en la novela: “Si yo tuviese hijos pequeños, buscaría una canguro china para que aprendieran el idioma”.

Did you enjoy this post? Why not leave a comment below and continue the conversation, or subscribe to my feed and get articles like this delivered automatically to your feed reader.

Comments

Sí, también he leído hace poco “El chino” y me dejó un muy buen sabor de boca.

Otra frase que guardé del libro: “El poder que no se basa en el conocimiento y en el flujo constante de información a la larga resulta imposible de defender” (pág. 353). Es decir, que la información es poder si se actualiza, lo que conecta con el reto de como gestionar la información y sus fuentes en estos tiempos de hiperinformación.

Y en relación a la emergencia de China y a su desbordante volúmen en todos los aspectos, una frase que leí el 15 de agosto de 2007 en El País en una entrevista al concertista de piano Joaquín Achúcarro: “Hay 50 millones de niños chinos que estudian piano”. Qué locura. La probabilidad de que en cualquier ámbito los mejores sean chinos es brutal.

Enhorabuena Marcel por el blog. Será un placer poder leerte y seguir aprendiendo.

Leave a comment

(required)

(required)